Antonio Ferrera, el hombre

Natural de Buñola, enmarcado en las Islas Baleares, allá por el 19 de febrero de 1978... aunque es con 7 años en Villafranco del Guadiana en la provincia de Badajoz cuando comienza una vida nueva, una forma de ser, una personalidad; vocación taurina en toda regla, que doce años después, concretamente a 2 de marzo de 1997 en el que toma la alternativa. Olivenza, apadrinado por el diestro Enrique Ponce, ganadería Victorino Martín; cuatro orejas que le encumbran a su presentación en Las Ventas de Madrid con astados de Carriquiri y bajo el testigo de Javier Vázquez.



Olivenza y antes Baleares,
arte entre dehesas y olivares.
Badajoz te puso el velo,
Madrid; de Las Ventas al cielo.

Entre reses bravas,
Vida entregada de albero y grava.
En la arena, tu arte;
Puerta Grande, tu personalidad hallarte.

Y cuando rompe la bravura,
seda, brega, y muleta pura.
Elocuente maestría;
manoletinas que besaría.

Un hombre hace locura,
transmite pureza y cultura.
Ferrera; dejaste de ser diestro
para embaucar y ser el Maestro.





*  *  *