Brueghel, maravillas del arte flamenco


El Palacio de Gaviria marcó todo el otoño pasado hasta bien entrado el nuevo 2020 - hasta el Estado de Alarma provocado por Covid-19 - con una exhibición artística en Madrid en torno a la familia Brueghel, una oportunidad única para conocer la obra de una saga que marcó la historia del arte europeo entre los siglos XVI y XVII.

Organizada por Arthemisia España estuvo compuesta esta exhibición cultural por un centenar de piezas representativas de este linaje de pintores cuyo imaginario es reflejo de todo un período histórico. Esta muestra, comisariada siempre por Sergio Gaddi, llegó a España tras su paso por ciudades como Roma, París o Tel Aviv, además de por varias sedes en Japón (Tokyo, Toyota, Sapporo, Hiroshima y Koriyama), donde ha contado con una gran acogida por parte del público.

Con una amplia selección de obras de los ocho miembros más destacados de la familia - Pieter Brueghel el Viejo, Pieter Brueghel el Joven, Jan Brueghel el Viejo, Jan Brueghel el joven, Jan Peter Brueghel, Abraham Brueghel y Ambrosius Brueghel -, la exposición se completa con una visión del universo pictórico de la época gracias a piezas representativas de una veintena de artistas como Rubens, El Bosco o David Teniers el Joven.

El recorrido parte del renombrado fundador de la saga, Pieter Brueghel el  Viejo (1525 - 1569), cuyos óleos ilustraron proverbios y dichos populares de una manera realista, reflexiva, provocadora, incisiva y no siempre fácil de interpretar, dando pie a una obra rica en contenidos morales. Debido al hecho de que la mayoría de los cuadros de Pieter el Viejo pertenecían a colecciones privadas, donde no podían ser vistas por el público, su fama inicial se debe en gran parte a su primogénito, Pieter Brueghel el Joven (1564 - 1637), que aseguró la difusión de la obra de su padre realizando auténticas copias de sus cuadros, como la Trampa para pájaros de  1601.

El segundo hijo de Pieter Brueghel el Viejo, Jan Brueghel el Viejo (1568 - 1625), también siguió la estela de la técnica y los temas de la obra del iniciador de la saga, pero con más libertad en sus interpretaciones, así como con un mayor protagonismo de la representación de la naturaleza.

La dinastía Brueghel se enriqueció con nuevos protagonistas en la figura de Jan Brueghel el Joven (1601 - 1678) - hijo de Jan el Viejo -, que heredó el estudio de su padre e ingresó en la Guilda de San Lucas, uno de los gremios de artistas y artesanos flamencos de mayor prestigio.

Una exposición que permite descubrir la interesante labor de los herederos de esta noble tradición, empezando por Jan Peter Brueghel (1628 - 1664), que se dedicó al género floral, y siguiendo con Abraham Brueghel (1631 - 1697), pintor de paisajes y bodegones de flores y frutas.


*  *  *